26 jun. 2013

Pinto aquí. Dibujo allí~

Y parece que ahora que vuelvo a tener tiempo, las musas acuden al galope [cual centauro plateao’ con crines pa’ hacerle trenzas (?)]. Yo no las he llamado, pero vienen igualmente ¡y de eso nunca hay que quejarse! Será que eso de que solo me quede una asignatura para acabar la puñetera ingeniería en la que llevo siete años metida, anima xD [ya os diré que si anima!] y me pone de buen humor para coger los pinceles.

Es que la inspiración es algo que tiene que venir solito. Y suele venir cuando menos te lo esperas, o cuando menos te conviene [el 90% de mis dibujos son hechos en clase. Y luego me extraña llevar años en la carrera… ajarl]. Un tema complejo al que, algún día si la caprichosa musa me toca, le dedicaré una de mis entradas. Vamos, que si he podido escribir sobre un piano, cosa con muchas teclas que ni por asomo se tocar, podré escribir algo medianamente decente sobre el estro.

Acuarela. La historia interminable del agua y los colores. Empecé odiándola con toda mi alma en las clases de pintura. Quise volver al oleo, al grafito y al lápiz, pero mi profesor me lo prohibió tajante. Y a día de hoy se lo agradezco y me doy cuenta de que el veía más allá de los arboles manchados y los goterones de agua en lugares equivocados. Más allá de los puntitos impresionistas y de las líneas demasiado definidas. Pero yo no tenía ojos para eso. Yo solo veía que donde tenía que haber más agua, no ponía suficiente, y que donde tenía que pintar sobre seco, lo hacía sobre papel mojado. Y que no respetaba ningún blanco. Todo al revés, y todo una chapuza. Pero para tres clases que me quedaban antes de volar a Sevilla [a ese maravilloso mundo llamado ingeniería. Cuando aún no se me atragantaba la palabra en la boca. Oish ♥] no iba a llevarle la contraria. Así que cedí y me dediqué a “pintar en acuarela” lo que él me recomendaba. Un día un paisaje, otro día unas flores, otro una mujer…

Eso fue en 2006, y es ahora, siete años después y varios sin tocar un pincel, cuando por fin veo algo de lo que él veía. Ahora entiendo que él buscaba mi estilo mientras yo bufaba desanimada porque no conseguía hacer las cosas bien desde el principio. Soy impaciente. Quería hacerlo todo bien a la primera y me enfadaba si no era así. Y aun me pasa a menudo.

Yo no digo que “pinto acuarela”. Yo “dibujo con acuarela”. Pero no me rindo, y algún día aprenderé a hacer manchurrones como dios manda. Mientras tanto, sigo con lo mío, que de momento me gusta:


 
   Marcapáginas

  Mix extraño con un pseudo Fuji de fondo

Mira tu por donde, esto si que parece más acuarela de verdad XDD

Klavdia

Gambito - Marvel Comics 

The Evil Queen - Once upon a time

Red Riding Hood - Once upon a time


2 comentarios:

  1. Son geniales, el que más me gusta es el de 28 de mayo de 2010, y la capa roja de este último... espectaculáh

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La caperuza me preocupaba mucho, porque no conseguía darle volumen!! Pero al final ha quedado bien *O* Me alegra que te gusten!!

      Eliminar